18 de septiembre de 2017 | Infoguadiato

Los inspectores del CSN critican que Enresa aporte datos contradictorios sobre los terrenos del almacén nuclear

Casi seis años después, sigue el culebrón sobre la calidad de los terrenos de Villar de Cañas

Sondeos de caracterización del suelo para el silo nuclear de Villar de Cañas / Enresa
Sondeos de caracterización del suelo para el silo nuclear de Villar de Cañas / Enresa
Enresa reenvía al regulador estudios subcontratados "sin cuestionar o matizar su calidad técnica"; en unos documentos "opta por una conclusión y en otros por otra distinta, sin disponer de una valoración final integrada y justificada"
Tras una inspección, los técnicos dicen que la empresa estatal prefiere desechar estudios recientes para defender que la caracterización de los terrenos que aportó en mayo de 2015 sigue siendo válida
También se descartan datos que no tienen "la calidad adecuada", según Enresa, sin informar al CSN, "lo que ha supuesto una pérdida de tiempo y un trabajo innecesario" para los inspectores

Casi seis años después, sigue el culebrón sobre la calidad de los terrenos de Villar de Cañas (Cuenca) en los que el Gobierno quiere construir el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad.
Cinco inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) han dejado constancia de "dudas sobre las explicaciones aportadas" por Enresa sobre algunos sondeos de humedad en la zona nuclear del emplazamiento; "comportamientos anómalos" que Enresa "no puede aclarar" en los datos recogidos por algunos piezómetros (aparatos para medir los cambios de presión en el subsuelo); "baja fiabilidad de los nuevos ensayos realizados"; informes que se omiten sin explicación previa; "evidencias" que se descartan en favor de la teoría y, en suma, críticas a la inconsistencia de parte de la información aportada por la empresa estatal que debe construir el ATC.
Durante la visita de cinco inspectores del CSN al emplazamiento, los pasados 10 y 11 de mayo, Enresa defendió que los estudios realizados en los últimos años sobre el terreno "no modifican las bases de diseño" de la instalación "ni la caracterización del emplazamiento" que aportó en mayo de 2015, dos meses de que el pleno del CSN otorgara su autorización previa al ATC. "Sin embargo, la inspección constató que, de los trabajos de campo complementarios acabados en 2016, no todos sus resultados habían sido considerados en las conclusiones de Enresa".
"Así, no se han incluido datos de piezometría" con posterioridad a marzo de 2016 "y no se han considerado válidos la mayoría de resultados de ensayos hidráulicos realizados en 2016; tampoco se ha aclarado cómo se han considerado los nuevos resultados de hinchamiento" del subsuelo "en algunas muestras que aportan valores significativamente más altos que la media", dicen los inspectores.
El acta critica que Enresa acepte informes de sus subcontratas y los reenvíe al CSN "sin cuestionar o matizar su calidad técnica. Esto ha dado lugar a recibir en el CSN documentos aportados por Enresa con conclusiones sobre la misma materia, sin clarificar cuál resulta válido para Enresa, o bien con información luego considerada no válida por Enresa y sin indicación al respecto en el documento remitido, lo que origina un trabajo de revisión innecesario".
En el caso de los ensayos hidrogeológicos, Enresa ha desechado estudios por considerar que "no tenían la calidad adecuada" sin informar al regulador: "La Inspección destacó que la invalidez de estos datos no estaba documentada en los informes aportados por Enresa, y que tampoco se había comunicado al CSN esta situación, lo que ha supuesto una pérdida de tiempo y un trabajo innecesario".
Enresa lleva enterrados millones de euros en estudios de los suelos de Villar de Cañas. En enero de 2013, un informe "sugería la existencia de cavidades en el subsuelo" y la posibilidad de un "colapso" de los terrenos. Ahora Enresa lo descarta. Asegura que tiene "más información sobre la materia" y "no se han identificado estructuras en las trincheras que justifiquen posibles colapsos ni flexiones en las rocas, ni tampoco se han encontrado huecos o karstificaciones".
Sin embargo, la inspección preguntó "sobre la consideración a otorgar a documentos oficiales remitidos por Enresa al CSN y cuyas conclusiones, como es el caso de la génesis de las zonas endorreicas en el emplazamiento", ahora la empresa estatal no asume. "Se da la circunstancia de contar en el CSN con documentos aportados por Enresa, en unos de los cuales se opta por una conclusión y en otros por otra distinta sobre la misma materia, sin disponer de una valoración final integrada y justificada por parte de Enresa, o de una revisión del documento original que corresponda y en la que los autores maticen sus conclusiones con arreglo a la nueva información disponible".
Enresa también descarta ahora "ninguna afección a la estabilidad del terreno" porque "los procesos derivados de la interacción agua-roca en la zona del ATC están en equilibrio con el agua que la atraviesa" y "los procesos de disolución-precipitación observados no afectan a la seguridad del emplazamiento".
Los inspectores destacaron que esas conclusiones "responden al equilibrio de la situación actual en el emplazamiento" y recordaron que la zona "está en contacto con unos materiales con alta capacidad para ser disueltos", como una vaguada al este de la zona nuclear "donde hay una evidente pérdida de masa no cuantificada en los estudios realizados por Enresa".
Teoría frente a evidencias
El acta destacaa que Enresa prefiere en ocasiones los modelos teóricos a las "evidencias". En los estudios sobre el nivel freático del acuífero que surca el emplazamiento, "parámetro esencial para la correcta caracterización del mismo por las implicaciones que tiene en el proyecto", esta cuestión "es resuelta por Endesa adoptando una cota teórica de nivel, en la superficie topográfica, que resulta incoherente con las evidencias registradas en los trabajos de campo documentados por el titular", dice el acta.
Lo mismo ocurre para el cálculo del espesor de la capa activa del subsuelo, fundamental para medir la expansividad de las arcillas subterráneas. Basarse sólo en métodos teóricos, como pretende Enresa, "podría resultar poco realista para su aplicación práctica y genérica al proyecto, especialmente en el caso de las cimentaciones de los distintos edificios", avisa la inspección.
Respecto al grado de utilidad del modelo hidrogeológico numérico actual, los inspectores observaron que "todavía no resulta suficientemente robusto para permitir hacer predicciones" porque hay "aspectos clave que no han sido cubiertos en su totalidad". "A la vista de la situación actual, no pueden considerarse suficientemente justificadas las predicciones realizadas con los modelos 2D/3D", dicen. Enresa contestó "que analizaría la necesidad de realizar nuevos sondeos y nuevas campañas de obtención de datos hidráulicos", cosa que hizo en julio pasado al encargar nuevos estudios.
El acta refleja que a la fecha de la inspección, se había incumplido una de las condiciones que impuso el CSN en su autorización previa, la obligación de "disponer de un cuaderno de obra, en el que se reflejen las actividades diarias asociadas a la ejecución de actividades autorizadas. Enresa manifestó que no había abierto cuaderno de obra alguno".
Tampoco se ha planificado la instalación de estaciones de aforo en el río Záncara, cercano al emplazamiento, "ya que no se han obtenido los permisos de obra necesarios de la Confederación Hidrográfica del Guadiana. La Inspección destacó que estas estaciones pueden resultar de gran utilidad en la calibración del modelo hidrogeológico, al aportar información básica para la estimación del balance de entradas y salidas de agua en el sistema".
La empresa estatal, que ha rechazado comentar este asunto, trató de rebatir las críticas de los técnicos con un amplio escrito de catorce páginas remitido en julio. Los inspectores rechazaron la mayoría de sus comentarios. El ATC está pendiente de la declaración de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, que según los críticos con el proyecto es "inminente". Posteriormente, el CSN deberá otorgarle la autorización de construcción. eldiario.es
 
Bookmark and Share

Comentarios

Paeando
21-09-2017 19:06:37
La circunstancias son de una enorme seriedad para que aún estén deshojando la margarita, si no, pero...
 
Ampliar comentarios | Deja un comentario

<< Volver a Medio Ambiente
OpiniónLa paciencia de un santo

La paciencia de un santo

Evidentemente, niño, más que un famoso escultor hay en usted un tipo agudo y con arte, capacitado para remar, y para saber llevar sus ilusiones a buen puerto.

Bajo las nobles arcadas del antiguo convento de San Francisco caminaba el escultor explicando al aprendiz los misterios de la piedra, el brillo natura...

Votación

¿Consideras que es necesario una reordenación del tráfico en el distrito de Peñarroya?

Si
No

Realizar votación | Ver resultados
 

Directo a...

© INFOGUADIATO.COM | Tfno: 670 97 99 88 - Fax 957 56 01 01| digitalnavarro@gmail.com | Apartado 79 - 14200-Peñarroya | Diseña y desarrolla Xperimenta