14 de agosto de 2017 | Antonio Pintor Álvarez. Médico. Miembro de Equo

La “normal” anormalidad

Antonio Pintor Álvarez
Antonio Pintor Álvarez
En 1969 la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross dio a conocer lo que denominó las cinco etapas del duelo (Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación). Aunque no es necesario que se den todas, es deseable llegar a la fase de aceptación como condición para poder enfrentarse al problema sin autoengaños.
Este modelo que habitualmente se utiliza en medicina para entender y ayudar a las personas cuando se les diagnostica una enfermedad grave, también es válido para cualquier situación trágica de la vida social.
Al observar nuestro entorno podemos identificar suficientes síntomas que nos hacen sospechar que la salud democrática de nuestro país está muy deteriorada. Tenemos una sociedad enferma desde una óptica política aunque la mayoría, instalados en la negación, siga sin querer aceptar el diagnostico.
Posiblemente el mal que más daño causa a un sistema democrático es la corrupción, tanto si afecta a las instituciones, los partidos políticos o a los ciudadanos. Siendo máxima su letalidad cuando es sistémica y se expande por todo el tejido social.
Por ello, la corrupción que afecta al Partido Popular la podemos calificar de “situación trágica” para el propio partido y, al ser el partido gobernante, para el resto del país.
Si le aplicamos el modelo de Kübler-Ross observamos que el Partido Popular sigue de manera tozuda aferrado a la primera fase, es decir, la negación. Solo, en algún caso concreto, cuando los hechos son tantos y las pruebas tan evidentes que no puede seguir negando la evidencia, pasa a la segunda fase: la ira. Sin embargo esta ira, en contra de lo que cabría esperar, no suele dirigirse a los miembros corruptos de su partido, sino hacia quienes los han puesto en evidencia.
El ejemplo paradigmático de la falta de salud democrática en nuestro país lo hemos tenido recientemente cuando al Presidente del gobierno de España, al estar “supuestamente” implicado el partido que preside, se le ha citado para declarar como testigo en uno de los mayores casos de corrupción de nuestro país.
Una vez fracasado el intento de no acudir físicamente al tribunal, mediante la alternativa de declarar a través de una pantalla de plasma a la que tan aficionado es, ha explicado que su comparecencia es algo “normal”.
Que situaciones o hechos nada deseables sean percibidos como algo “normal”, da que pensar.
Estadísticamente se considera “normal” lo que es frecuente. En el asunto que tratamos, por desgracia, es “normal” por cotidiano que miembros y cargos públicos del Partido Popular pasen por los juzgados a declarar, pero en modo alguno lo es que un Presidente de Gobierno en activo tenga que hacerlo. Es algo tan excepcional que se trata de la primera vez en nuestro país. Del resto de los países de nuestro entorno europeo no me consta, pues solo tengo información de lo que ocurre en Venezuela. Así que su comparecencia será normal si lo hace como miembro del Partido Popular y anormal si es como Presidente del Gobierno.
La otra posibilidad es que usara “normal” según la define el diccionario de la RAE: “que se halla en su estado natural”. Dudo que el Sr. Rajoy quisiera transmitir a la audiencia que el estado natural de los cargos públicos del Partido Popular es ir a los tribunales de justicia, bien como testigos o como imputados en los “supuestos” delitos de su partido.
Ante la manera en que se han desarrollado los acontecimientos, tanto en el tribunal como en la cobertura mediática, da la impresión que se ha pasado a la fase de Negociación.
Así se nos ha dicho que ha ido a declarar como un ciudadano español y por eso en vez de entrar a pie para recibir el “calor y la simpatía” de los ciudadanos, ha entrado de incognito a través del garaje por el sitio reservado a jueces, fiscales y demás miembros de los poderes del Estado. Se le ha sentado junto al tribunal, y no en el sitio normal de los testigos y ha sido protegido férreamente por el presidente del tribunal ante las preguntas “impertinentes e inapropiadas” de los abogados.
Los medios (especialmente TVE y los periódicos de ámbito nacional -El País, el Mundo y ABC-) lo han tratado como algo “normal” y sin interés para los españoles, en contraste con la situación político social en Venezuela que nos tiene en un sin vivir y que es lo verdaderamente importante para el pueblo español junto con el fichaje de algún futbolista y el empeño de un grupo de catalanes exaltados en romper España mediante un referéndum.
El problema para nuestro país, es que mientras los responsables del PP, que es el que dispone de mayor apoyo popular, no sientan tristeza por las consecuencias de la corrupción en el trágico deterioro de la salud democrática y pase a la fase de Aceptación como única manera de hacer frente con valentía para realizar la terapia que necesita, la corrupción será parte consustancial en nuestra sociedad y será considerada un problema menor y “normal” al que no hay que prestarle mucha atención por “no ser pertinente”.

 
Bookmark and Share

Comentarios

No existen comentarios para esta publicación
Deja un comentario

<< Volver a Opinión
Fuente ObejunaMás de ciento cuarenta personas participan en la excursión a Santaella organizada por el Ayuntamiento de Fuente Obejuna dentro de las actividades de Los Jueves de Ocio”

Más de ciento cuarenta personas participan en la excursión a Santaella organizada por el Ayuntamiento de Fuente Obejuna dentro de las actividades de Los Jueves de Ocio”

El jueves día 30 tendrá lugar una comida de convivencia de mayores que contará con una actuación de copla y baile

Con salida a las nueve de la mañana desde el Parque Cruz de Piedra se han desplazado todos los participantes en autobús para disfrutar de esta jornada...

Votación

¿Consideras que es necesario una reordenación del tráfico en el distrito de Peñarroya?

Si
No

Realizar votación | Ver resultados
 

Directo a...

© INFOGUADIATO.COM | Tfno: 670 97 99 88 - Fax 957 56 01 01| digitalnavarro@gmail.com | Apartado 79 - 14200-Peñarroya | Diseña y desarrolla Xperimenta