27 de diciembre de 2018 | José Moral González

La insoportable levedad del ego

El término predominante cuando se habla de “globalización” es el económico, y sus defensores suelen argüir que el hecho de aplicar (o en muchos casos imponer) el mismo tipo de relaciones y normativas económicas a los distintos países y pueblos del mundo es una forma de homogeneizar las reglas de juego donde todos puedan competir en (una aparente) igualdad de condiciones. Claro está que nada dicen de las tremendas desigualdades de partida, de unos países respecto a otros, ni de cómo utilizan el poder que ostentan para imponer las reglas que más les convienen en perjuicio del resto.
Sin embargo, uno de los aspectos que más me preocupa de ésta multiforme globalización es la forma de afrontar los problemas que nos presenta el siglo XXI, con mensajes de carácter ególatra que parecen extenderse con una mancha de aceite. Mensajes del tipo “América primero”, o lo que es lo mismo “yo primero”, que hacen emerger las actitudes más radicales donde se alimenta la intolerancia, la insolidaridad, el discurso beligerante y toda la gama de grises y oscuros que nuestra “humanidad” puede desplegar cuando se apela a nuestros instintos más básicos o se incita al salvaje que, en mayor o menor medida, casi todos llevamos dentro. Eso explica que en Estados Unidos se haya elegido un presidente como Donald Trump, en Brasil alguien como Jair Bolsonaro y, sin ir más lejos, se estén eligiendo en Europa políticos como Matteo Salvini (en Italia), Mari Le Pen (en Francia), o gobiernos ultras como los de Polonia, Austria o Hungría. Solo hay que escuchar el tipo de discurso con el que tratan de captar acólitos, más a su persona que a la causa. Discursos cargados de hostilidad contra los opositores, contra los diferentes. Discursos que suelen adoptar la arenga como estrategia, mientras exhiben sus protuberantes incisivos para pescar en las turbias aguas del miedo.
Y la verdad es que sí, que dan miedo. Da miedo pensar lo fácil que les resulta provocar conflictos, enfrentar distintos sectores sociales o a unos países frente a otros. Y como todos ellos son amantes de las armas, de armarse hasta los dientes como “rambos supremacistas”, el hecho de dirimir sus diferencias a bombazo sucio no les causa ningún problema porque es algo que llevan impreso en su ADN. Y eso me lleva a preguntarme que sería hoy de personajes como Gandhi o Mandela, que alcanzaron el mayor protagonismo político de sus respectivas sociedades apelando a la no violencia, a la concordia o la solidaridad; transformando odio por comprensión, rencor y venganza por justicia, o enfrentamiento y armas por diálogo y paz. Hoy, me temo, en ésta enrarecida atmósfera que apenas nos permite ver más allá de nuestros respectivos ombligos, sus calmadas voces apenas serían audibles en medio del histriónico vocerío que predomina en esta nueva forma de hacer política: tan dogmática y radical como demagógica. Y mucho me temo, también, que sus mensajes serían hoy despreciados y ridiculizados por estos defensores de “la ley del más fuerte”, que no necesitan dialogar porque pretender imponer, ni les interesa la concordia mientras exista la sumisión, ni temen exponer a sus pueblos a los desastres de una guerra porque no se emocionan ante las trasnochadas “palomitas de la paz”, y porque siempre alardearan de tener el arma más grande.
Yo, mi, me, conmigo… mientras el planeta de todos empieza a agonizar. Yo, mi, me, sin ti… mientras se siguen construyendo más barreras físicas y mentales. Yo, mi, me, frente a los otros… mientras vamos apelando a la razón de la fuerza más que a la fuerza de la razón, mientras pretendemos vencer más que convencer.
Aquí mismo, en España, parece que nos estamos contagiando del endurecimiento de los discursos, del enfrentamiento como argumento opositor, y ya hay quien está elevando el tono de su “vox” para sacar rédito de ésta nueva forma de globalizar el ego. Espero que no sea demasiado tarde cuando nos demos cuenta que “el otro, del otro” soy YO.


 
Bookmark and Share

Comentarios

No existen comentarios para esta publicación
Deja un comentario

<< Volver a Opinión
VillahartaLa residencia de Villaharta celebra el 100 cumpleaños de su residente Eusebia Murillo

La residencia de Villaharta celebra el 100 cumpleaños de su residente Eusebia Murillo

Eusebia nació en Obejo el 24 de junio de 1919

Como todos los días no se alcanza el siglo de vida, la residencia de Villaharta, gestionada por Fundación Gerón, ha organizado una fiesta sorpresa par...

Votación

¿Quien cree que gobernará en Peñarroya-Pueblonuevo tras los resultados electorales?

PSOE en solitario
PSOE con UDPñ
PSOE con PP
PP con UDPñ
UDPñ con PP

Realizar votación | Ver resultados
 

Directo a...

© INFOGUADIATO.COM | Tfno: 670 97 99 88 - Fax 957 56 01 01| digitalnavarro@gmail.com | Apartado 79 - 14200-Peñarroya | Diseña y desarrolla Xperimenta