1 de agosto de 2023

El artículo del mes

Derecho a decidir

El mundo pasa entre sonrisas y lágrimas en cuestión de segundos, la vida nos trata de usted, por eso la vida es así de maravillosa. Descubrir personas en el día a día, adentrarse en sus mentes, alcanzar la felicidad plena, tenerlo todo atado y bien planificado, sacar conclusiones positivas de una derrota y que el lagrimal se inunde al encontrar tu primer trabajo o un nuevo empleo. Esos nervios del primer día en el trabajo, en llegar el primero, por el camino haciendo cábalas de cómo te va a recibir el jefe y los compañeros del trabajo, ¡esas ganas por hacerlo bien! Controlar las emociones es una buena autogestión de encontrar como esos programas pilotos que hacen las cadenas de televisión a la hora de crear un programa, sí va a enganchar o no con la audiencia, por eso el buen hacer e ir con las ideas claras al trabajo nos pondrán en primera línea si vamos con los valores de la profesionalidad, confidencialidad y honradez. Esa es la clave para llegar lo más lejos posible en una empresa, no se trata de recibir el premio de mejor empleado del mes, sino de ser o intentar ser buena persona ante todo y tener buenas actitudes y aptitudes a la hora de desempeñar una tarea o función. Todo el mundo se mueve a la hora de trabajar por un salario a final de mes, pero no es toda moneda y timbre en el empleo, ya sabemos que estaremos más contento si vemos la luz al final del túnel, pero hay una cosa más importante que el sueldo: LA EXPERIENCIA. La experiencia que cogemos con el paso del tiempo es el mejor antídoto contra todo tipo de especulaciones y aumento de sueldo, eso viene solo, cuando uno menos se lo espera la empresa será sabía y sabrá recompensarte. Las empresas te forman no solo para tu área de trabajo, sino también para la vida cotidiana, los valores profesionales y éticos que te enseñarán te lo puedes llevar hacía otro trabajo sí por desgracia te despiden o finalizas contrato y te pueden durar incluso más allá de tu jubilación. Los trabajadores son las piezas fundamentales de las empresas, es el engranaje, el motor, la manivela donde se gira para que todo empiece a funcionar. La clave está en tu corazón, si todos reman en la misma dirección, el barco irá a parar a buen puerto. Todos se benefician del buen funcionamiento de una empresa, el empresario, los empleados y los que compran o consumen lo que estamos produciendo, en el argot empresarial hay un dicho que es “todo en la vida es crear, producir y consumir”. Lo nunca visto en una empresa para ser un referente, es que todos los que los componen aporten cosas diferentes, ese es un factor diferencial entre una empresa y otra, buscar su identidad propia y estilo casual. Una empresa no para de funcionar y subir como la espuma sino deja de innovar, reciclarse o de inventar métodos que sean los pioneros y dejar patentado lo que han diseñado. La condición fundamental que se tiene que dar para que un empleado se vaya satisfecho a su casa, es que haya sido feliz en su puesto de trabajo y que se haya sentido realizado, sí eres feliz en el trabajo, serás feliz por supuesto en tu vida privada. Es un lema que he dicho siempre, es mi confesión de un secreto, yo soy feliz haciendo lo que hago, sea trabajando o haciendo algo en el día a día, si eres feliz consigo mismo, la vida te sonreirá y tú sonreirás con la vida. Lo que hay que ser es honesto a la hora de realizar cualquier tipo de funciones en la vida y llevarlo todo a tu terreno, a lo mejor que lo puedas hacer, crear tu propia marca personal y quitarse la venda de los ojos y dejar de escuchar “no puedo”, “no sé hacerlo”, esas frases ya no se llevan en los tiempos se corren, ahora se llevan las frases, “Todo es posible”, “Fe ciega en el triunfo” o “Nada me detendrá”. Para buscar la felicidad plena es tener tu conciencia tranquila y explorar nuevos mundos y dejarte llevar por un sabio consejo de alguien que te lo dice por tu bien para que puedas mejorar y sobre todo hacerte saber que, si te crees que estás por encima de las personas, siempre habrá alguien por encima de ti, tanto en tu profesión como en la vida personal. El orgullo hay que dejarlo a un lado y sacar lo mejor de uno mismo y estar en paz y a gusto con las personas que nos rodean. Sacar partido a lo bueno de cada uno, llevando un ritmo constante y como diría el cineasta Luis Buñuel; “La imaginación jamás peca”. Los grandes héroes a lo largo de la historia fueron denostados y muchos fusilados o asesinados. Como en el caso de Leónidas fue el decimoséptimo rey agíada de Esparta, donde encontró la muerte en 480 a. C., durante la Segunda Guerra Médica, en defensa de las Termópilas, bloqueando el avance del ejército persa de Jerjes. En griego Leónidas significa hijo de León, como espartano peleó y luchó e incitó a su pueblo a pelear contra viento y marea por mantener intacto su territorio y que nadie lo invadiera. Pero, ¿Merece la pena pelear por mantener su dignidad e identidad como inculcó a los suyos Leónidas?, Pienso que quizás en la vida hay que luchar por conseguir que nada ni nadie nos invada en ningún hábito de nuestra vida, en nuestras costumbres, en el uso y en nuestros derechos como ciudadanos o trabajadores, teniendo en cuenta nuestras obligaciones, pero en el caso de Leónidas que era un líder, al igual que el Che Guevara, Martin Luther King, Gandhi o María Teresa de Calcuta fueron hasta la muerte por sus ideales y contaron con miles de seguidores a sus espaldas, todos ellos distintos, con diferentes razonamiento y sentir de la vida, pero con un punto que los unían a todos ellos, SER ÚNICOS. Ahí es donde quería yo llegar, para llegar a ser alguien importante en todos los ámbitos de la vida, hay que ser diferentes, únicos, con unos ideales, con una frotación fría y severa de nuestras tomas de decisiones con una iniciativa propia y querer participar, a la misma vez de saber hablar y escuchar a los demás. Según los estudios sociológicos, toda persona le gusta ser alabada y reconocida en su puesto de trabajo y eso no se consigue de la noche a la mañana, sino es fruto del tiempo que le dediquemos, de la actitud, la aptitud y sobre todo del esfuerzo y del empeño empleado en nuestra función laboral, todo lo demás es vender humo, lo digo porque la mayoría de casos que se han sido encuestados, afirman que son más felices siendo reconocidas que no siendo reconocidas y que la felicidad va más allá del trabajo, se traslada al día a día. Por todas estas cosas nuestro derecho a decidir si queremos un trabajo donde ser felices, está al alcance de nuestra mano, sólo con poner cada día un poquito de nuestros valores y nuestra sapiencia, volaremos solos y llegaremos donde queramos llegar. ¡Yo puedo!, ¿Y tú?, ¿Puedes?

Sin ánimo de lucro: “He sido un hombre afortunado en la vida, nada me resultó fácil”.  Sigmund Freud.

Sergio Delgado Cintas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reprochip
Taberna la latina
Cereales y piensos
Opicalia Peñarroya
Farmacia valle del guadiato
Proasa
Taberna la latina
Taberna la latina

Últimas noticias

Inside
Herminia Marcado
Frutas Isabel
Share This