19 de marzo de 2024

HISTORIA DE UNA SEMANA SANTA, DOLOROSA Y TRÁGICA

 

Carlos Serrano

 

¿Cómo fue, desde el punto de vista histórico, el final de la vida de Jesús?

Todo se precipitó. El profeta galileo había bajado a Jerusalén, tal vez para celebrar la fiesta de los Tabernáculos. Era por el mes de Octubre. En esta fiesta, el pueblo se reunía fuera de las murallas de la ciudad para subir en procesión hasta el templo, llevando ramos verdes y palmas (2Mac 10,7). Durante la procesión cantaban a dos coros el Salmo 118, aclamando al Mesías esperado con palabras de este salmo; «Bendito el que viene en nombre del Señor». La procesión terminaba en el templo. Jesús, como uno más, se sumó a ella aquel día de fiesta.

Con anterioridad había pedido prestado un borrico. La elección del animal fue intencionada. En caballo o en mulo entraban, a la sazón, los reyes en las ciudades (1Re 1); en carro, los guerreros. Jesús era rey, de la dinastía de David, pero no como los reyes de la tierra. No le iban ni el poder, ni la fuerza, ni la violencia. Por eso utilizó como vehículo un borrico, símbolo de mansedumbre y sumisión.

La gente que había oído hablar del profeta galileo, comenzó a gritar en el transcurso de aquella procesión: «Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David». Como si se tratase de un rey, «echaron encima del borrico los mantos, y Jesús se montó. Muchos alfombraron el camino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo». Con este gesto daban a entender que ponían a disposición del nuevo rey su propia vida, desde el momento de su entrada oficial en la ciudad. Así lo hacían con los reyes en Israel (2Re 9,13).

Entrada de Jesús sin triunfalismos. Alboroto pasajero. Nube de verano. Relámpago en noche oscura.

Tras aquel día radiante de luz, todo se oscurecería de nuevo. A causa de sus enfrentamientos diarios con las autoridades de Jerusalén, Jesús sería declarado «persona non grata» del que había que deshacerse.

El pueblo de Israel, según el profeta galileo, era como higuera de hojas abundantes sin fruto. El templo, una cueva de bandidos; los dirigentes, viñadores homicidas que quisieron quedarse con la viña; el pueblo, matando al heredero; las autoridades, gente que contemporizaba con el poder político y se lucraba con la religión. Día a día, Jesús los dejó en evidencia a todos. Los resultados no se harían esperar, y Jesús lo sabía bien.

Por eso tomaba la precaución de salir de la ciudad cada atardecer para esconderse con sus discípulos en el Monte de los Olivos, en alguna de sus muchas grutas naturales (Lc 21,37). «Los sumos sacerdotes y los letrados andaban buscando la manera de acabar con él, pero tenían miedo del pueblo (Lc 22,1); «habían mandado que quien se enterase de donde estaba, les avisara para prenderlo» (Jn 11,57). «Y decían: durante las fiestas no, no vaya a haber un tumulto en el pueblo (Mc 14,2). «Judas, que pertenecía al grupo de los doce, fue a tratar con los sumos sacerdotes y los oficiales la manera de entregárselo. Ellos se alegraron y se comprometieron a darle dinero. Aceptó y andaba buscando ocasión propicia para entregárselo sin que la gente se enterase» (Lc 22,6).

Halló la ocasión tras la cena que tuvo lugar, con toda probabilidad, el martes (nosotros la recordamos el Jueves Santo). «Judas conocía el sitio, porque Jesús se reunía allí a menudo con sus discípulos» (Jn 18,1-2). Su traición consistió en descubrir a la oposición de Jesús el lugar donde el Maestro se ocultaba de noche para no poner en peligro la vida.

Lo demás, ya lo sabemos: murió ajusticiado por defender al pueblo. De Octubre (domingo de Ramos) a Abril (Viernes Santo), todo se precipitó. Trágicos y agitados meses que nosotros recordamos en una semana: Santa Semana, considerada la fiesta central del cristianismo, uno de los grandes pilares de la fe cristiana, donde recordamos y vivimos el sufrimiento, muerte y resurrección de Jesucristo.

Para el cristiano, la Semana Santa es el momento ideal para reflexionar sobre nuestra fe y nuestra relación personal con Dios, profundizando en su amor incondicional hacia todos los seres humanos, lo cual nos conduce a una fe profunda y esperanza de futuro, compromiso de la Nueva Alianza de Dios sellada con la sangre de Jesús en la cruz, con un compromiso de nuestra parte:

“Perdona todo, y tendrás paz. Decide olvidar, y tendrás esperanza. Confía en Dios, y serás feliz”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Rafael Ledesma Figueroba

    Carlos
    Muchas gracias por tus palabras

    Responder
  2. que extraño

    Cualquier periodico informa del caso rocket menos infoguadiato que es un peroiodico que se le supone y que debe de informar sobre temas de actualidad en nuestro pueblo Aqui nos damos cuenta muchos ciudadanos de muchas cosas entre ellas la pregunta del por que

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reprochip
Taberna la latina
Cereales y piensos
Opicalia Peñarroya
Farmacia valle del guadiato
Proasa
Taberna la latina
Taberna la latina

Últimas noticias

Inside
Herminia Marcado
Frutas Isabel
Share This