29 de septiembre de 2023

LA LECCIÓN DE ALMENDRALEJO   

22-09-2023

Nos pasamos buena parte de nuestro tiempo diciendo obviedades como que internet no es malo, sino que depende de cómo se utilice. Lo mimo se repite en el caso de la IA, que depende de su uso. Estos días, respecto de la IA  y su perversa utilización por unos jovenzuelos de Almendralejo ponemos el grito en el cielo y no es para menos. Es tan solo una pequeñísima muestra de que la IA nos podrá traer todo lo bueno, pero también todo lo malo.

Existe un temor muy extendido sobre cómo puede afectar la IA a nuestras escuelas, a nuestros jóvenes y no tan jóvenes. ¿Qué me dicen de esto del ChatGPT (también artificial pero cuasi real) que es una aplicación informática capaz de mantener una conversación por escrito con los seres humanos o redactar textos a petición de los usuarios? Si los estudiantes pueden usar una aplicación como ChatGPT para redactar sus trabajos todo se va al garete. Pánico en las aulas.  Con razón algunos docentes, asustados, empiezan a dar marcha atrás y volver al ciclostil.

La IA carece de perspectiva moral, obviamente.  Lo mismo que internet.  Yo lo que echo en falta es no sólo legislación al respecto sino un sistema educativo que responda al nombre de más educación; echo en fata a unos padres y unas familias que eduquen con el ejemplo, no con maquinitas; echo en falta una sociedad civilizada que sepa discernir entre lo malo y lo peor.

Ante lo desconocido solo podemos echar mano de aquellas cosas de las que estamos completamente seguros y con las que deberíamos estar profundamente comprometidos: los Derechos Humanos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una democracia participativa de calidad, una educación obligatoria, pública y orientada al desarrollo integral de las personas y no a su ‘empleabilidad’ y valor de mercado, que es lo que parece prevalecer hoy en el sistema.

Si, como se ha dicho y escrito que tanto la guerra, como la educación, la política o la economía son asuntos demasiado importantes como para dejarlos en manos de los profesionales, hoy podemos decir lo mismo de la IA , que es un tema demasiado importante para dejarlo en manos de las empresas informáticas. Necesitamos gobiernos que le hinquen el diente a este tema, aunque sea complicado y hasta contradictorio.

Hechos como los de Almendralejo reavivan nuestro derecho a   conocer qué puede hacer y qué no puede hacer la IA. De hecho, existe ya una creciente conciencia sobre los problemas éticos, legales, sociales, económicos etc. que puede causar una IA presidida por la maximización de beneficios empresariales o puesta en manos de imberbes sin conciencia como estos pacenses que puede que no sepan hacer la o con un canuto, pero con un teléfono en las manos pueden hacer encajes de bolillos como estamos viendo. Por un lado, negarnos a su uso no servirá de gran cosa, sólo a hurtar el derecho a desarrollar las competencias necesarias, entre ellas una visión crítica, para vivir en un mundo tecnológicamente   complejo, digitalizado como el que tenemos, que necesita de una ciudadanía consciente, formada.  Por otro, la nostalgia de un mundo antiguo, idealizado y falso, sólo nos dejará aún más fuera de juego. O sea que una vez más es la cordura y la conciencia la que debe imperar como ancla de salvación.  Comienza el curso escolar. La primera lección es la de Almendralejo.

Enrique Monterroso

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reprochip
Taberna la latina
Cereales y piensos
Opicalia Peñarroya
Farmacia valle del guadiato
Proasa
Taberna la latina
Taberna la latina

Últimas noticias

GOLAZOS POR LA ESCUADRA        

Enrique Monterroso   La semana   pasada me refería a la necesidad de buscar hasta encontrar el lado luminoso de la vida y esta semana, hete aquí que el panorama de la realidad al que me refiero puntualmente semana a semana nos ofrece sendos motivos para que la...

leer más
Inside
Herminia Marcado
Frutas Isabel
Share This